Facebook
Sígueme en Facebook
Libro: ¡P@adres en alerta! Nuevas Tecnologías

Actuación de los centros educativos ante el ciberbullying

El ciberbullying es una nueva forma de intimidación y de acoso, que trae nuevos desafíos a los profesionales de la psicología y de la educación. Debido a las peculiaridades del ciberbullying, psicólogos y educadores, necesitan de nuevas estrategias para hacer frente a este problema.

ciberbullying centros educativos

Citando a Willard (2005), un enfoque integral de actuación ante el ciberbullying, debe contener los siguientes puntos:

  1. Hay que incrementar la conciencia y la sensibilización acerca del ciberbullying.
  2. Hay que dar información a padres, estudiantes, educadores y profesionales implicados, sobre cómo prevenir y actuar ante el ciberbullying.
  3. Alertar a los acosadores y a sus padres de las consecuencias negativas.
  4. Análisis eficaz de cualquier tipo de denuncia al respecto.
  5. Realizar una intervención comunitaria para todos aquellos casos que se den al margen de la institución educativa.


Estrategias de los centros educativos para prevenir e intervenir en el ciberbullying

Según Willard,  existen 8 pasos fundamentales que los centros educativos deberían dar para prevenir e intervenir en la mejora de este problema:

  1. Plan previo: incorporar todas las características especiales del ciberbullying en los planes de seguridad del centro educativo.
  2. Realizar una evaluación previa de las necesidades: pasar una encuesta a los estudiantes para estudiar la incidencia, los lugares, los factores implicados, etc.
  3. Asegurarse de que las actuaciones anti bullying se llevan a cabo de una forma eficaz, pidiendo además el asesoramiento de expertos en la materia.
  4. Revisar las políticas y procedimientos permitidos en el centro educativo: prohibición del uso de telefonía móvil, del uso de dispositivos de captura de imagen, etc.
  5. Formación: formar a los responsables y educadores del centro en el bullying y en el ciberbullying, y en cómo prevenirlo y actuar ante ello.
  6. Formación y charlas con los padres: se les debe concienciar y formar sobre este tipo de temas, dándoles información sobre cómo actuar si sospechan, si ya lo saben, las repercusiones psicológicas, las legales y judiciales, qué actuaciones y programa desarrollo el centro ante este tema, etc.
  7. Formación de estudiantes: sensibilización e información sobre el bullying y el ciberbullying, incorporándolo en las horas lectivas.
  8. Evaluar el programa desarrollado, su eficacia y sus resultados, una vez llevado a cabo.

La realidad es que en todos los centros educativos, hay estudiantes que sufren el acoso de sus iguales, y otros que adquieren esas conductas antisociales, teniendo para todos ellos, agresores y víctimas, repercusiones muy negativas.

La cuestión es que el propio centro educativo es un lugar idóneo para tratar de prevenir y resolver el bullying y el ciberbullying, necesitando para ello que se desarrollen medidas de tipo educativo y de concienciación sobre el fenómeno, que impliquen además tanto a los educadores y responsables del centro, como a profesionales, padres y estudiantes.

email

Share

, ,