Facebook
Sígueme en Facebook
Libro: ¡P@adres en alerta! Nuevas Tecnologías

Bully, una película para ver la dura realidad

“Son cosas de niños”. Esa es la frase, la frase comodín que utilizan algunos maestros, padres y educadores para resumir y justificar cualquier situación de conflicto entre niños. Algunas veces la frase responde a una situación accidental, fortuita, a una anécdota de juego entre iguales; otras es una excusa que oculta el drama de aquellos chicos que están sometidos y humillados de forma permanente por sus compañeros de escuela.

Es el bullying, el acoso escolar, una realidad tan frecuente como ignorada. El 30/03/2010 se ha estrenado en Estados Unidos Bully, un documental que vuelve a sacar a la luz un trauma que afecta a 13 millones de niños, cada año, en el país norteamericano y a uno de cuatro chavales en España, ¡¡uno de cada cuatro!!!

El documental pone cara y alma a un problema que, muchas veces, se queda en las estadísticas.


El documental, que tiene unas críticas excelentes, viene acompañado de una intensa polémica sobre su calificación por edades. Inicialmente, la cinta recibió una “R”, que significa “Menores de 17 años requiere de acompañamiento de padres o tutor adulto” y la productora (Weinstein Company) empezó a luchar porque se cambiara a PG-13 (algunos materiales pueden ser inapropiados para niños menores de 13).

En esa cruzada encontraron una aliada, Katy Butler, una joven de Michigan que fue acosada cuando tenía 13 años y que decidió organizar una campaña en Change.org para reunir apoyos y presionar a la MPPA (Asociación que otorga las calificaciones por edades) para rebajar la calificación del documental. El asunto no es menor: recibir una “R” supone no poder mostrar el documental en los institutos y no permitir que lo vean chavales sino van acompañados de adultos.

Katy ha logrado más de 500.000 firmas y la campaña de movilización global también ha contado con el apoyo de personalidades como Johny Deep o Meryl Streep. Aún así, la MPAA no ha cambiado la calificación, por lo que Harvey Weinstein ha optado por prescindir de calificación (su productora no está asociada a la MPAA y, por tanto, lo puede hacer), lo que deja en manos de los propietarios de los cines decidir si la proyectan o no y si permiten la entrada a menores sin acompañar.

Lo cierto es que todas las críticas que he leído, como esta de la revista Time, hablan de una obra imprescindible. El director, que también fue víctima de bullying, pasó un curso escolar completo siguiendo cinco historias, protagonizadas por tres chicos, Alex, Kelby y Jame’ya; y dos matrimonios, David y Tina y Kirk y Laura, que vieron cómo sus hijos se suicidaban al no poder aguantar más el abuso y la vejación.

Bully es otra llamada de atención para que permanezcamos alerta, para que no tengan que ocurrir casos como el de Jokin o el del colegio suizo para activar la vigilancia y la prevención ante el acoso y el abuso escolar.

En nuestro país y en nuestra sociedad tenemos importantes líneas de ayuda, como la de Protégeles y su portal Acosoescolar.info, o la de la Fundación Anar y su teléfono de ayuda a niños y adolescentes (900 20 20 10). Pero, sobre todo, debemos ser los padres y los educadores lo que prevengamos cualquier tipo de abuso que puedan cometer nuestros hijos y, al mismo tiempo, los que estemos atentos para saber detectar si ellos son las víctimas.

Información íntegramente obtenida de lainformación.com

 

email

Share

, ,