Facebook
Sígueme en Facebook
Libro: ¡P@adres en alerta! Nuevas Tecnologías

Las apps de ligoteo y contactos

Hoy vamos a hablar de las apps de ligoteo y contactos, que son redes sociales donde la gente busca contactos con otras personas que compartan intereses o bien por pura atracción física.

Estas apps o redes sociales de contactos llevan ya bastantes años entre nosotros, desde las clásicas como Meetic hasta las actuales como Tinder o Badoo, pero es ahora cuándo más se está popularizando su uso entre las personas, y también entre los menores.

Utilidad de las apps de ligoteo

Las apps de ligoteo y contactos se han popularizado por diversas razones que vamos a repasar:

  • Existe actualmente una buena campaña de publicidad y difusión de las mismas, no solo a través de la Red, sino en los medios de comunicación habituales.
  • Facilitan contactos con otras personas afines, bien por el físico o por los intereses en común, que puede facilitar la interacción entre personas.
  • En relación al sexo, facilitan contactos directos sin que exista el periodo de cortejo o simplemente a personas que buscan este tipo de contactos.
  • También se utiliza por parte de personas que necesitan sentirse deseados o buscar una pareja más estable.

Por estas y otras razones, en la actualidad, son servicios que están ganando millones de usuarios. Pero no es oro todo lo que reluce… existen también una serie de peligros y cuestiones problemáticas que se deberían de tener en cuenta, sobre todo cuando hablamos de menores de edad.

 
La mayor parte de ellas son para mayores de 18 años, pero también las hay que permiten su uso a menores, como el caso de Tinder, que permite a los mayores de 13, aunque con distintas funcionalidades que en el caso de los adultos. La cuestión es la de siempre en las Redes Sociales y servicios que limitan según la edad, y es que los menores lo usan mintiendo en la fecha de nacimiento. Pero ¿qué riesgos pueden tener estas apps de ligoteo y contactos? Vamos a verlos.

apps de ligoteo

Riesgos de las apps de ligoteo y contactos

  • La primera que se puede destacar y parece lógica, es la pérdida de privacidad, ya que se debe subir tanto la foto propia como una serie de datos y preferencias personales. El subir la foto propia intentando gustar, hace que muchos menores (y también adultos), confundan una buena imagen personal con imágenes con poca ropa, en actitudes provocativas… exponiéndose a peligros como el sexting, la sextorsión, la humillación pública, el ciberbullying y el grooming.
  • En algunas redes sociales los perfiles o usuarios se deben abrir con cuentas en otros servicios como es el caso de Tinder, con el que necesitas tener cuenta en Facebook para poder usarlo, con lo que compartes toda tu información de facebook con Tinder. Tinder, como ejemplo, aclara que no va a publicar nada en tu nombre en Facebook, pero tampoco sabemos con total seguridad, qué hará con toda nuestra información de Facebook y si acabará vendida a otras empresas, como ha ocurrido con otros servicios en infinidad de ocasiones.
  • En estas apps de ligoteo, las personas buscan a otras fundamentalmente por su aspecto físico, dando menos importancia a otros aspectos de las personas, y dando demasiada importancia al aspecto físico, que tan peligroso puede ser en edades de la adolescencia, con consecuencias como los trastornos de la conducta alimentaria, o como decían informes de una cadena muy conocida de cirugía estética española, con un aumento de las cirugías por parte de gente muy joven e incluso menores de edad, desde que tan de moda se han puesto los selfies en las redes.
  • Algunas, como Badoo, se basan en la geolocalización de los usuarios para encontrar a las personas que tienes cerca, con lo que exponemos nuestra localización, domicilio… sin darle la importancia que realmente tienen a compartir nuestra ubicación en la red.
  • Algunas llevan gastos incorporados si se quieren tener todas las funcionalidades, con lo que habrá que tener cuidado si no queremos que nuestra cuenta sufra un bajón.
  • Algo que siempre tenemos que tener claro es que con quien contactamos y hablamos es una foto, nadie nos puede asegurar al 100% que ese perfil sea auténtico, y que esa persona sea quien dice que es. Con los menores un cuidado extra para evitar a los acosadores sexuales. ¡Que nunca queden físicamente solos con alguien que hayan conocido a través de este tipo de apps de ligoteo!

Qué hacer desde casa

Los padres nos toca hoy en día lidiar con estas y otras cuestiones de las TIC, no podemos obviarlo si queremos educarlos adecuadamente y protegerlos. En el caso de estas apps de ligoteo, las mejores recomendaciones son:

  • Hay que advertirles de los riesgos que tienen, tanto si ya las usan como si no.
  • Si ya las están usando, no prohibirlas de primeras, ya que a estas edades, ya sabemos el resultado que pueden tener  las prohibiciones en los adolescentes.
  • Si ya las usa, habrá que ver cuáles son sus motivos e intentar desmontarlos u ofrecerles otras alternativas para conocer a gente.
  • Debemos ver la edad legal de uso de cada app de ligoteo que use, y si no es para su edad, entonces sí se debería prohibir su uso.
  • Insistir en que nunca van a tener la garantía al 100% de saber realmente con quién hablan, pueden ser perfiles falsos.
  • Hablar del sexting y de que no es una práctica segura, por lo que no deberían mandar fotografías con poca ropa o provocativas.
  • Y, por su puesto, recomendarles que nunca acudan a citas solos con gente que hayan conocido a través de estas apps.
email

Share

,