Facebook
Sígueme en Facebook
Libro: ¡P@adres en alerta! Nuevas Tecnologías

No subas fotos de menores a Internet

Hace apenas mes y medio saltaba la noticia de una joven que, recién cumplidos los 18 años, había demandado a sus padres por estar subiendo fotos suyas a la redes sociales desde que era pequeña. Tenéis el enlace a la noticia aquí: Cumple 18 años y demanda a sus padres por todas las fotografías que han ido colgando de ella en Internet.

 
Esto que en un principio puede parecer anecdótico, puede que aumente a partir de ahora, y es que los padres parece que no acaban de darse cuenta de los peligros que puede suponer para un menor estar subiendo fotos suyas desde que es pequeño a las redes sociales y a Internet en general.
Quizás la consecuencia de ser denunciado por tu propio hijo es la que menos nos preocupe o la de menor incidencia, pero las razones para no subir fotos de los menores a la red son diversas e importantes. Veamos algunas de ellas.

Debo aclarar antes, ante el desconocimiento “informático” de muchos padres (y también gran cantidad de menores), que los móviles actuales están conectados a Internet, que cuando mandamos algo de un smartphone a otro a través de una app, no va directo, como muestran las imágenes de abajo, sino que compartir las fotos a través del móvil, ya sea por WhatsApp o por cualquier otra aplicación, es subir esas fotos a Internet, ya que esas apps que usamos en los smartphones son servicios de Internet, y estamos subiendo las fotos que compartimos a través de ellas a los servidores propietarios de esa app.

no-funciona-asi  funcionamiento-de-los-smartphones

Razones para no subir las fotos de los menores a Internet

Como os comentaba, hay muchos y poderosas razones para no subir fotos de menores a la Red, vamos a repasar algunas:

  1. Lo primero que debemos plantearnos como padres, es si a nosotros nos gustaría que hubiera fotos nuestras desde bebés en Internet, desnudos, bañándonos, comiendo, jugando, haciendo travesuras, de nosotros con nuestros amigos, en la piscina, de comida familiar… y un largo etcétera. Habrá a quien no le importe, pero a los que no les gustaría, que no lo hagan con sus hijos. Y a los que no les importa, no creo que tengan el derecho a decidir atentar contra la privacidad de sus hijos desde bebés (o antes, porque ya se cuelgan las ecografías de embarazo), enfrentándose a una futura demanda de sus propios hijos, como se empieza a ver.
  2. Podemos afectar al futuro de nuestros hijos con esas imágenes o vídeos, a nivel social, laboral, personal… produciendo que pueda ser el blanco de un ciberbullying o que no le escojan en una entrevista de trabajo, cuando la empresa de turno haga un barrido de él en la Red y encuentre información o imágenes que no encajen con lo que buscan.
  3. Internet es casi imborrable y “eterno”, por lo que lo que subís a la Red, puede permanecer en la Red  durante muchos años… preguntárselo sino a olvido Hormigos y su vídeo o a Scarlett Johansson y sus imágenes (siguen en la red en muchos sitios).
  4. Si estás constantemente subiendo fotos de menores a la Red, cuando en el futuro le eduques para que tenga cuidado con su privacidad y con las imágenes que sube a Internet, creo que no te hará mucho caso, ya que te has desacreditado tú mismo con el ejemplo que le has dado desde pequeño. Piénsalo.
  5. Existen redes de pederastia internacional que se dedican a través de técnicas conocidas como “morphing”, a robar esas fotos o vídeos de menores y convertirlos en material pornográfico con el que comerciar. Un agente de policía nacional me relató este mismo año como unos padres habían denunciado la aparición de la imagen de su hija anunciando una página web de un prostíbulo, imagen robada de las redes sociales, por su puesto.
  6. Subir imágenes o vídeos de menores a Internet, a redes sociales o a nuestro perfil de WhatsApp por ejemplo, aumenta el riesgo de que los pederastas conviertan a nuestro hijo en un posible objetivo de tácticas de grooming para acosarle sexualmente por la Red.

Podría seguir dando razones o relatando casos que me voy encontrando en mi labor en este campo, pero creo que con las comentadas ya es suficiente para ver las consecuencias negativas y peligrosas de compartir fotos de menores en Internet. Vamos, para acabar, a ver un vídeo de una campaña del Gobierno de Paraguay, que pretende concienciar de lo que puede pasar, prácticamente en tiempo real, cuando un menor sube su propia foto a las redes sociales, creo que es bastante ilustrativo…

email

Share

,