Facebook
Sígueme en Facebook
Libro: ¡P@adres en alerta! Nuevas Tecnologías

Nuestra identidad digital en Internet

Hoy vamos a ver lo que es la identidad digital, qué características tiene y los posibles riesgos de no gestionarla adecuadamente.

Qué es la identidad digital

El desarrollo de las nuevas tecnologías y la globalización de Internet, ha producido un nuevo escenario en el que interactuar. En esta Red o nuevo escenario, vamos compartiendo intereses, subiendo imágenes, estableciendo amistades, dejando textos y mensajes, revelando preferencias, realizando negocios y transacciones bancarias, jugando y pasando tiempo de ocio, y todo lo que nos imaginemos…

Todas nuestras acciones en Internet van dejando una huella, al huella digital, prácticamente imborrable a fecha de hoy, que, a los ojos de los demás y a los nuestros propios, van configurando lo que se denomina la Identidad Digital. Así pues, puede definirse como el conjunto de la información que sobre una persona (u organización) está expuesta en Internet.

Está identidad digital que creamos al interactuar en Internet, cumple con varias funciones esenciales:

– Autovaloración: : busca tener una imagen positiva de sí mismo, a llegar a ser una persona de valor, a creerse capaz de actuar sobre los acontecimientos y sobre las cosas.

– Adaptación: se trata de la capacidad de los seres humanos de tener consigo su identidad y de manipularla, para poder adaptarse a este nuevo mundo paralelo que es Internet.

twitter logo map 09Creative Commons License The Next Web Photos via Compfight

Gestionar la identidad digital

Sin embargo, a pesar de que, prácticamente desde que tenemos uso de razón, modificamos nuestras conductas y expresiones para adaptarlos socialmente, con la finalidad de generar una imagen de nosotros mismos valorada por uno mismo y por los demás, esto no lo ponemos en práctica en la Red.

Repito, la gran mayoría no gestionan su identidad digital, obviando que la identidad digital es:

– Una referencia directa de esa persona. Todo lo que esa persona haga en Internet produce una impresión de él en los demás, difícil de modificar en ocasiones, aunque luego no se corresponda con la realidad.

– Valiosa, ya que sirve como carta de presentación. Algo que no me canso de repetir en las charlas formativas a menores, padres y educadores, es que lo que hagamos en la Red se puede volver en nuestra contra. Un claro ejemplo es cómo las empresas, antes de contratar a un candidato a un puesto de trabajo, hacen una búsqueda en Internet y sobre todo en las redes sociales, para crearse un perfil de los candidatos. Con lo que todo lo no adecuado que compartamos en Internet puede ser realmente negativo. Y este es solo un ejemplo. Aquí os dejo un enlace: Las Redes Sociales, herramienta para filtrar candidatos en busca de empleo.

– Atemporal, por desgracia en la actualidad, es casi una meta imposible el querer borrar tus datos de Internet, fotografías, enlaces a noticias, etc. El derecho al olvido sigue estando pendiente.

Riesgos de no gestionar la identidad digital

Pero, como todo hoy en día, el no gestionar adecuadamente la identidad digital conlleva unos riesgos asociados, tanto para nosotros mismos como para nuestro entorno.

Algunos de los riesgos de una inexistente o mala gestión de nuestra identidad digital son:

– Pérdida de privacidad, al subir a la Red más datos personales de la cuenta o innecesarios, (incluidas las imágenes).

– Suplantación de identidad y fraudes telemáticos.

– Difusión de información personal y de bulos, etc.

Si alguien quiere profundizar en este tema de la identidad digital y la reputación online, os dejo el enlace de una estupenda y completa guía elaborada por INTECO, titulada Guía para usuarios: identidad digital y reputación online.

Por cierto, os animo a ver el siguiente vídeo, para que veáis la cantidad de información que de forma consciente e inconsciente subimos muchas veces a la Red.

El mejor adivino de la historia

email

Share