Facebook
Sígueme en Facebook
Libro: ¡P@adres en alerta! Nuevas Tecnologías

Prevención y Actuación ante el bullying o acoso escolar

prevención bullying

Prevención del bullying o acoso escolar

El bullying o acoso escolar es un problema antiguo pero de triste actualidad. Un problema que es solucionable, pero también prevenible. El bullying o acoso escolar puede prevenirse desde la familia, que debe ser el motor principal en la prevención, pero también desde el colegio, desde asociaciones, desde los profesionales, etc.

Veamos unas claves para prevenir el bullying desde la familia:

–          La educación de los hijos es el pilar fundamental en esta prevención.

–          Hay que educar en la comunicación para eliminar todo tipo de agresividad infantil.

–          Es necesario marcar normas y reglas en el hogar, y que estas se cumplan, pero desde la flexibilidad.

–          La educación debe basarse en estilo democrático de enseñanza, en el que predomine la comunicación. Otros estilos educativos como el autoritario o el permisivo pueden ser el germen para este tipo de conductas.

–          Si hay la más mínima sospecha de que tu hijo esté participando en un proceso de bullying, lo primero es hablar con él, indagar qué papel desempeña y ponerte en contacto con la institución educativa.

–          Lo mejor siempre es enseñar con el ejemplo. Eliminar de vuestra conducta la agresividad, el castigo, el chantaje, los insultos, los gritos… todo aquello que le enseñe que estas conductas son válidas para conseguir cosas.

–          Existen técnicas de modificación de conductas muy eficaces cuando la cosa se tuerce, haz uso de ellas o bien ponte en manos de un psicólogo.


prevención bullying

Actuación ante el bullying o acoso escolar ya instaurado

Una cuestión que empezamos a tener todos clara, es que el bullying es un problema que se ataja desde todos los frentes. Tienen que implicarse y actuar tanto las familias, como los afectados, las instituciones educativas y el o los profesionales de la salud (psicólogo, psiquiatra, médico de familia, pediatra…)

Veamos algunas claves que pueden contribuir a solucionar este problema:

–          Tratar de convencer a la víctima para que lo denuncie en caso de estar ocultándolo.

–          Prestarle todo nuestro apoyo con el fin de que gane en seguridad y confianza para alcanzar una solución.

–          Informar al responsable o director del centro educativo de la situación que se está produciendo para que actúe en consecuencia.

–          El psicólogo, como siempre os digo, es un buen aliado, tanto para el afectado, como para el agresor o las familias de ambos implicados.

–          Conviene intentar hablar con nuestros hijos sobre su “papel” en el asunto, las causas, las consecuencias, las posibles soluciones, sus sentimientos, emociones y temores…

–          Y, por supuesto, cundir con el ejemplo. No usar la violencia en casa como medio de solución de problemas, respeto, comunicación, y establecimiento de vínculos afectivos adecuados en la familia. No sirvamos de caldo de cultivo a nuestros hijos.

email

Share

, ,