Facebook
Sígueme en Facebook
Libro: ¡P@adres en alerta! Nuevas Tecnologías

Qué es el grooming y qué hacer ante ello

Qué es el grooming

El grooming puede entenderse como un tipo de acoso o bullying, que nos conduce hacia el ciberbullying, y que puede definirse como el conjunto de acciones y estrategias que utiliza un adulto para poder ganarse la confianza de un menor a través de internet, persiguiendo como último objetivo obtener concesiones del menor de carácter sexual.

En el mayor porcentaje lo que persiguen es la obtención de imágenes comprometidas o desnudos del menor, pero también hay casos en los que persigue conseguir el contacto real.

Comienzan entablando amistad, hablando de los mismos temas, haciéndose pasar por personas de la misma edad, con los mismos intereses e intimando cada vez un poco más. De ahí pasarán a pedirles cosas como imágenes, vídeos… a cambio de otros que pueden enviarles. Estas peticiones irán progresivamente subiendo de tono y además, es bastante frecuente, que lo utilicen en contra del menor para chantajearle con contárselo a padres y familiares, y pedirle todavía más o incluso encuentros reales.

El gran problema del grooming, además de las repercusiones que ocasiona en aquellos menores que lo sufren, es que el verdadero número de casos no se llega a conocer, y esto se produce por varias razones:

–          En un alto porcentaje los padres no lo sospechan y los menores no lo dicen, por vergüenza, sentimientos de culpa, de inferioridad, etc.

–          No existen estadísticas porque es un problema muy reciente y de muy rápida evolución.

–          En otras ocasiones son los propios padres o familiares, los que, aun conociéndolo, no quieren denunciarlo por diversos motivos.

–          En ocasiones es muy difícil que los adultos lo detectemos, ya que los medios por los que opera el acosador, le confieren privacidad y anonimato.


grooming

Cómo contacta el adulto con el menor

 El grooming es un proceso largo, que puede durar semanas o incluso meses, y en el que el adulto que lo realiza, lleva a cabo los siguientes pasos:

–          Contacta con el menor a través de un foro, red social, correo electrónico, chat… y se hace pasar por otra persona, casi siempre de su misma edad, mismos intereses, etc., con el fin de ir estableciendo lazos afectivos con el menor.

–          Poco a poco va consiguiendo obtener datos personales y de contacto del menor.

–          Usando técnicas de persuasión, como mandarle fotos o vídeos, le va pidiendo que le envíe él también fotos o vídeos, que cada vez irán aumentando de tono sexual.

–          Una vez obtenidos los primeros, inicia el ciberbullying para chantajearle con ellos y obtener cada vez más o más comprometidos, o bien encuentros reales.

 Qué hacer ante el grooming

Ante el grooming o bien para prevenir que se produzca, la medida más eficaz es la educación adecuada de nuestros hijos. Debemos educarles en el uso de las nuevas tecnologías, de igual forma que les educamos en la sexualidad o en la alimentación. Debemos incorporar, como padres, a nuestras enseñanzas, el uso responsable de internet y de las nuevas formas de comunicación.

Acciones más concretas que podemos llevar a cabo para prevenirlo son:

–          El ordenador siempre debería estar en una zona común de la casa, nunca en su propio cuarto y menos que lo utilice con la puerta cerrada. Teniéndolo en una zona común evitamos la privacidad y los peligros de internet.

–          Debemos de darles confianza, y asegurarles que pueden acudir a nosotros en caso de dudas o cuando necesiten ayuda. No deben avergonzarse, ni tampoco temernos, no vamos a regañarles o a enfadarnos, queremos ayudarles.

–          Hay que limitar y tener cuidado con el uso de las webcams y de las fotos o vídeos que se descargan al ordenador.

–          Hay que remarcarles la importancia de la confidencialidad de los datos, y de que no deben compartir datos personales por internet con desconocidos, y entre los datos personales debemos contar la propia imagen (fotos o vídeos).

–          Hay que hacerle entender que nunca es culpa suya, que él es la víctima y que vamos a prestarle ayuda.

–          Es muy recomendable guardar todas las posibles pruebas que tengamos del grooming y realizar una denuncia cuando tengamos datos suficientes para ello, presentando dichas pruebas.

–          Puede ser muy conveniente que el menor esté una temporada sin conectarse a internet, foros o aquellas plataformas por las cuales el acosador haya contactado con él.

email

Share

, , ,