Facebook
Sígueme en Facebook
Libro: ¡P@adres en alerta! Nuevas Tecnologías

Qué hacer si sospechas que tu hijo es víctima del ciberbullying

Una vez sabida la teoría de lo que es el ciberbullying y de cómo detectar un caso de ciberbullying, pasamos al siguiente punto: qué podemos hacer si sospechamos que nuestro hijo puede estar sufriendo un caso de ciberbullying en sus propias carnes.

Como padre que también soy, la preocupación ante el acoso escolar es máxima. El bullying está a la orden del día, y no siempre es fácil de identificar. Pero, si hemos sido capaces de conseguirlo, o nuestro hijo nos ha contado en persona que está siendo víctima del ciberbullying, ahora toca actuar. Veamos qué podemos hacer en estas situaciones.

actuar ante le ciberbullying


Pautas para actuar ante una víctima de ciberbullying

Independientemente del tipo, intensidad y frecuencia del acoso que la víctima está sufriendo, lo primero en lo que debemos actuar es reducir o eliminar inmediatamente las situaciones de ciberbullying. Las recomendaciones de actuación en estas situaciones son las siguientes:

–          No debemos temer hablar con él/ella de estos temas, pensar que podemos ser su único punto de apoyo, si no damos el primer paso, no lo estaremos ayudando.

–          Hay que convencerlo que no está solo en este problema, que es un problema de toda la familia, y que la familia siempre va a estar ahí para apoyarlo.

–          Hay que convencerlo y darle confianza para que se “abra” y nos cuente sus problemas, que siempre estaremos para darle toda la ayuda que necesita.

–          Cuando el contenido del ciberbullying sea de carácter sexual, con imágenes o vídeos que le puedan comprometer, hay que redoblar el esfuerzo de darle confianza, convencerlo de que esas imágenes o vídeos no pueden justificar el acoso o bullying que está recibiendo, y que la familia debe ser el eje principal de su apoyo, en este y en todos los temas.

–          Hay que hacerlo comprender que él nunca es culpable de sufrir un ataque de ciberbullying, ni por su carácter, ni por imágenes o vídeos, ni por algo que haya hecho… El único culpable de estas situaciones es el acosador.

–          Hay que parase a hablar con él a contemplar las distintas alternativas de actuación que tenemos a nuestro alcance para atajarlo, en un principio, y para denunciarlo y eliminarlo, a continuación.

–          Debemos contemplar con él que puede ser conveniente parar de utilizar las nuevas tecnologías por una temporada, con el fin de cortar esta vía de acceso al acosador.

–          Debemos conjugar dos cosas fundamentales, el que no perciba inseguridad y temor en la familia, por un lado, y por otro, intentar potenciar su seguridad personal.

–          Hay que convencerlo de que no conteste a los mensajes del acosador y que no tome represalias contra él. Hay que parar el tema, antes de que se convierta en una bola que vaya creciendo.

–          Debemos de ir guardando todas las posibles pruebas de que nuestro hijo está siendo víctima de un caso de ciberbullying.

–          Es muy adecuado, por no decir imprescindible, tener una buena comunicación con el centro educativo, de manera que conozcan la problemática y seamos capaces de coordinar esfuerzos con ellos para atajar esta situación de bullying.

–          Cuando la cuestión ya sea verdaderamente problemática, habrá que acudir a las autoridades para presentar una denuncia, y presentar todas las pruebas que tenemos de dicho caso de ciberbullying.

En un próximo artículo veremos las pautas para actuar en el caso de que sospechemos que nuestro hijo es el acosador en un asunto de ciberbullying, no la víctima.

email

Share

, ,